El plan servirá para luchar contra el COVID-19 en algunos de los países más vulnerables del mundo. Las Naciones Unidas instan a los Gobiernos a apoyarlo manteniendo al mismo tiempo la financiación de los llamamientos humanitarios existentes para esas naciones.  António Guterres afirma que a un problema mundial hay que dar una solución mundial.

Abrir chat